La Conducción del Agua


Aunque el ser humano tardó mucho tiempo en descubrirlo (miles de años), o quizás en quererlo aceptar, es un hecho contundente que el agua no es un recurso inagotable. Y particularmente en las ciudades con tendencia al desabasto y escasez es más notoria la utilización de técnicas que les permitan una captación y tratamiento más eficientes. La captura de las aguas pluviales así como el uso de plantas de tratamiento permiten recuperar una cantidad importante de agua. Aunque a paso lento se va por el buen camino, sin embargo, la obtención de agua es sólo el inicio del proceso pues le siguen la distribución y el abastecimiento de la misma aunque no es una tarea fácil.

Se estima que al menos la tercera parte del agua que circula por las redes de abastecimiento en México se pierde por las fugas existentes en las tuberías. El agua en su viaje hasta el consumidor utiliza tuberías, acueductos, bombeo y depósitos de almacenamiento. Para determinar la mejor manera de conducción y distribución del agua es necesario analizar las distintas variables como el lugar de captación, su distancia a la planta de tratamiento, la ubicación de dicha planta o su distancia al lugar de distribución. Es tan grande el volumen de agua que se debe transportar que se utilizan acueductos cerrados o abiertos, también llamados canales. Los canales abiertos conducen el agua desde la captación hasta la planta de tratamiento con la ventaja de que requieren menores cantidades de inversión, pues se pueden emplear en su construcción materiales baratos y ahorrar en la obra.

Sin embargo, los canales también presentan algunos inconvenientes. Por ejemplo, la dirección del flujo de agua subterránea cambia por las variaciones en la profundidad del nivel piezométrico (altura de la superficie del agua sobre el nivel del mar) o más comúnmente conocido como el gradiente hidráulico del agua. En los canales también se producen pérdidas de agua por filtraciones y evaporación además del peligro de contaminación especialmente en zonas pobladas o industriales. En climas fríos puede generare hielo que produce pérdidas de carga y otro inconveniente de los canales es que a lo largo del mismo existen perturbaciones ocasionadas por raíces de árboles o agujeros de roedores.

Por lo mismo, los conductos cerrados o acueductos presentan mayores ventajas como la posibilidad de utilizar materiales locales como arena y grava, una mayor vida útil, especialmente sobre la tuberías metálicas, no sobre las plásticas y una menor pérdida de capacidad hidráulica con el transcurso del tiempo, ya que no se producen incrustaciones por corrosión sin olvidar un menor costo inicial y menores costos de mantenimiento. Las cañerías o tuberías son otra opción para trasladar el agua. Se pueden fabricar con hormigón armado, fundición de hierro, acero, fibrocemento y plástico. En las cañerías se debe tener especial cuidado en la velocidad de desplazamiento. Las velocidades deben ser lo bastante altas para evitar los depósitos de sedimentos en la tubería, siendo de 0.60 a 0.75 metros por segundo una velocidad satisfactoria.

En los puntos bajos de la tubería se colocan derivaciones de purga con válvulas para desaguar y limpiar los sedimentos acumulados, similares a la tubería inferior del lavabo casero. En general todos los puntos altos de las tuberías largas acumulan el aire disuelto en el agua. Las válvulas de aire y vació y las purgas de aire se colocan en estos puntos. Las válvulas se emplean para que el aire salga cuando se llena la tubería y entre automáticamente cuando ésta se vacía. Un vacío parcial puede producir tensiones en la tubería que provoquen su hundimiento o rotura.

Si pudiéramos resumir los elementos que componen la red de distribución del agua, estos serían:

•   La cañería y sus piezas especiales como curvas, ramales y reducciones.
•   Los accesorios tales como válvulas esclusa y mariposa, válvulas de aire, cámaras de desagüe y limpieza y válvula reductora de presión.
•   Las conexiones domiciliarias y sus componentes.
•   Los tanques de reserva o almacenamiento y las cisternas asociadas a los mismos.
•   Las estaciones de bombeo o elevación.

 

20130225_kurodabombas01

Deja un comentario